tarjetas regalo

El intercambio de tarjetas regalo entre usuarios, una práctica en auge

En los últimos años, las tarjetas regalo se han convertido en una opción muy popular para regalar a nuestros familiares y amigos cuando llega una fecha señalada. De esta forma, se evitan muchos quebraderos de cabeza para terminar eligiendo un obsequio que no sabemos a ciencia cierta si será de su agrado. La idea es que la persona pueda gastar el dinero que teníamos pensado invertir en una determinada tienda en la que probablemente encontrará cosas que encajan con sus gustos.

En principio, parece complicado equivocarse con un regalo tan genérico. Sin embargo, puede pasar que la persona a la que se la regalemos no encuentre utilidad en ella y termine por no usarla. De hecho, actualmente hay unos 4.000 millones de euros invertidos en tarjetas regalo en el mundo, de las cuales un 30 % nunca se llegarán a gastar porque quedan guardadas en un cajón o finalmente se caducan. Pero también cabe la posibilidad de que regalemos una tarjeta de un comercio que a esa persona no le gusta nada y que cuando la use lo haga por obligación en lugar, por ejemplo, de poder usarla para otro artículo que le vendría mejor.

De ahí que, en los últimos años, se haya puesto de moda intercambiar tarjetas regalo en plataformas especializadas para ello de todo el mundo. Hay muchas personas que alguna vez en estos casos han recurrido a páginas como Ebay, pero esta operación puede resultar muy arriesgada cuando no se hace a través de páginas concretas que se dedican a ello y ofrecen las garantías necesarias para llevar a cabo la transacción. Y es que no es necesario contar con la tarjeta física en las manos para poder gastarla en algunos comercios. Solamente con coger el código de la fotografía, es posible gastar el saldo en unos segundos y dejar la tarjeta inservible. Pero, además, los vendedores corren el riesgo de encontrarse con compradores estafadores que compran la tarjeta, utilizan el saldo y después alegan que el producto no estaba como se describía. El problema es que Ebay suele ponerse de parte del comprador, por lo que el vendedor termina perdiendo. Pero también puede ocurrir al contrario y que sea el vendedor el que use el saldo de la tarjeta y la envíe después al comprador.

Intercambio seguro y con todas las garantías

Por todo lo anterior, lo más seguro es recurrir a páginas especializadas en el intercambio de tarjetas regalo. Empresas que garantizan el saldo de cualquier tarjeta adquirida a través de ellas, de modo que los estafadores no pueden usar el saldo después de haber sido vendida.

En España, en Truekit es posible poner en venta la tarjeta regalo que no vamos a utilizar y, a cambio, recibir el dinero en efectivo por el que es comprada la tarjeta o cambiarla por otra de otra tienda que nos venga mejor. De esta forma, si recibimos una tarjeta regalo por nuestro cumpleaños o en navidades, ya no estamos obligados a comprar algo que no necesitamos a o terminar viendo cómo se caduca porque no hemos encontrado el momento de usarla.

Pero este tipo de plataformas no solamente son útiles para dar salida a nuestras tarjetas regalo, sino también para ahorrar mucho dinero en las compras que realizamos a diario. Esto significa que si una tarjeta tiene un valor de 30 euros, podemos adquirirla, por ejemplo, por 27, con un descuento de 3 euros. Y si compramos tarjetas de todos aquellos comercios a los que solemos acudir, como IKEA, Carrefour o Zara, podemos terminar ahorrando un buen pico al terminar el mes. Por eso, no cabe duda de que usar tarjetas regalo para ahorrar en nuestras compras diarias es una idea verdaderamente atractiva.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *